granada-osasuna

El Granada CF recuperó su efectividad y su defensa férrea habitual, perdida ante el Barcelona, para derrotar a un Osasuna al que no le sonrió la fortuna en Los Cármenes y que sigue echando de menos al ‘Chimy’ Ávila. Primero, Luis Suárez y después la ‘mala pata’ de Sergio Herrera decantaron la balanza a favor de los rojiblancos, que suman 27 puntos y continúan soñando con otra clasificación europea.

El gélido invierno no ha sido capaz de derribar a los rojiblancos en su primera victoria liguera del nuevo año. Ni siquiera Filomena. En Granada ya existía desde muchísimo antes una dama que hiela y maravilla por partes iguales a los granadinos cada año llamada Nevada, aunque el frío siempre termina calando por viejo conocido que sea.

Un Granada – Osasuna en pleno mes de enero y con poco más de un grado registrado en Los Cármenes a la hora del pitido inicial podría ser una buena excusa para abrazar el radiador y la manta tumbado en el salón. Al menos en los tiempos prepandemia, porque no ha habido nada como el confinamiento para darse cuenta de que la calle (o el estadio) agrada con nieve o con huevos fritos en la acera.

El choque comenzó frío, con la lesión de última hora de Foulquier durante el calentamiento, que iba a ocupar el lateral diestro. Su lugar lo ocupó el canterano Pepe, que ya había cumplido anteriormente con la rojiblanca horizontal en Europa League o Copa del Rey. Al joven linarense le tocó Jony como pareja de baile, el hombre más activo de Osasuna en la primera mitad. Los hombres de Arrasate lo buscaron constantemente para atacar desde la izquierda al Granada, que no sufrió en demasía replegado atrás.

granada-osasuna
FOTO: Photographers Media

Potrero y favela

Por su parte, los rojiblancos confiaron en sus tres sudamericanos: Machis, Kenedy y Suárez. Desde Venezuela, Brasil y Colombia, el Granada la logrado ‘actualizar’ su leyenda negra de violencia protagonizada por Aguirre Suárez, Fernández y Montero Castillo, otros tres sudamericanos que hicieron temblar a los delanteros de toda España antes incluso de notar su aliento en la espalda en los ’70. Ahora, el Granada se mueve a ritmo de cumbia, capoeira, ballenato o cualquier otro ritmo latino bajo los pasos de los hombres que decidieron la partida con garra y alegría.

A los 22 minutos de juego, Luis Suárez remachó a gol un despeje errático de Calleri tras un córner para demostrar que a este Granada no lo ha cambiado el invierno. Primer disparo a puerta del colombiano (y de los rojiblancos), a la cazuela. Machis sirvió desde la izquierda y Suárez fue el encargado de adelantar a los suyos, que se sacudieron el frío del cuerpo tras su certero remate. Por otro lado, Osasuna se empequeñeció con el tanto del colombiano y no despertaría hasta el segundo acto, cuando los tres puntos ya estaban prácticamente en el zurrón de los de Diego Martínez.

En velocidad, los locales ponían en problemas a los visitantes, que terminaron de fallecer a balón parado. De nuevo Machis, que había errado minutos después del 1-0 completamente solo ante Herrera, se erigió como el cerebro rojiblanco con una lección de astucia para llevarse el gato al agua. El venezolano engañó a todo el personal cuando botó un saque de esquina más cerrado de la cuenta.

Tanto, que la pelota se dirigía directamente hacia las mallas de Herrera. Duarte leyó la jugada y alargó la bota para anotarse el tanto al primer palo, pero no alcanzó el balón por unos centímetros. Sin embargo, fue el propio Sergio Herrera el que acabó introduciendo el envío del venezolano en su portería con la rodilla izquierda. ¿Qué mayor helada que encajar de manera tan cruel el 2-0 justo antes de descanso? Me río yo de Filomena.

granada-osasuna
FOTO: Photographers Media

Trabajo hecho

No fue el día de Osasuna y sí el del Granada que, con tres disparos entre los tres palos, anotó dos tantos para volver a sumar otros tres puntos a su casillero. Los de Arrasate lo intentaron hasta el final. Desde el banquillo entraron Lucas Torró, Budimir, Kike Barja y Enric Gallego, pero no surtió efecto. También dio entrada Diego Martínez a Milla, Soldado, Nehuén o Antonio Puertas, pero el trabajo ya estaba hecho.

Tercera victoria de Diego Martínez frente a Osasuna, su ‘ex’ equipo, en Primera. Y es que muy bueno tienes que ser para salir beneficiado en la comparación si tu ‘ex’ es el gallego. Capaz de engordar sus virtudes y de hacer tambalear las tuyas. Más todavía si las armas de atracción latinas juegan en tu contra a la hora de moverte a lo largo de la pista.

FICHA TÉCNICA

GRANADA CF: Rui Silva; Pepe (Nehuén Pérez, min. 73), Germán, Domingos Duarte, Carlos Neva; Max Gonalons (Yan Eteki, min. 54), Yangel Herrera, Ángel Montoro (Luis Milla, min. 64); Robert Kenedy (Antonio Puertas, min. 64), Darwin Machis (Roberto Soldado, min. 73), Luis Suárez.

CA OSASUNA: Sergio Herrera; Facu Roncaglia, Aridane, David García, Juan Cruz; Moncayola, Oier (Lucas Torró, min. 63), Rubén García (Kike Barja, min. 70); Jony (Ante Budimir, min. 63), Roberto Torres; Jonathan Calleri (Enric Gallego, min. 70).

ÁRBITRO: González Fuertes (colegio asturiano). Amonestó con tarjeta amarilla al local Domingos Duarte y a los visitantes Oier, Rubén García y David García.

MARCADOR: 1-0 Luis Suárez (min. 22); 2-0 Sergio Herrera p.p. (min. 45)

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 4 de la Liga Santander disputado en el estadio de Los Cármenes y a puerta cerrada, debido a la pandemia del COVID19.