Desde ayer, lunes 18 de mayo, los bares y restaurantes granadinos pueden prestar servicio en el local. En la terraza, mejor dicho, ya que es la única zona donde los clientes podrán consumir lo que consideren oportuno. Hasta el pasado domingo el único servicio que podían ofrecer los locales de hostelería era la comida para llevar, ya fuera recogida por el cliente o servida a domicilio.

Sin embargo, el hecho de poder ofrecer a los clientes el servicio de terraza no ha provocado una apertura masiva de aquellos locales que permanecían cerrados hasta ahora. Según datos aportados a este medio por la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, únicamente seis locales en toda la capital han reabierto ayer sus puertas. Es decir, un porcentaje que no supera el 3% del total de los locales de hostelería con los que cuenta Granada. El resto permanecerán cerrados o ya estaban abiertos antes, prestando los servicios que estaban permitidos.

Es cierto que muchos de los locales cerrados no tienen posibilidad de poner terraza (en 2020 hay 830 licencias de terraza en Granada sobre un total de locales de casi 4.000). Pero también hay un gran número de hosteleros que no abren porque no ven viable hacerlo únicamente con el servicio a domicilio o la terraza disponible.

Desde el organismo hostelero previamente mencionado, auguran que los meses que se presentan por delante van a ser “muy complicados” para el sector. Además, califican las perspectivas de la Fase 1 del desconfinamiento como “malas”, debido a lo limitado de los servicios que pueden prestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *