Las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén y Sevilla pasarán en su totalidad a la Fase 2 este lunes. En el lado opuesto, las provincias de Granada y Málaga que permanecerán en la Fase 1. ¿Por qué se hace caso omiso a e los informes favorables de la Consejería de Salud y Familias de la Junta? Es la gran cuestión.

Se lo planteaba Luis Salvador, el propio consejero Jesús Aguirre y también la totalidad de los granadinos. Porque parecería lógico que al haber entrado una semana tarde en la desescalada, esa semana se tenga que recuperar de alguna manera. Pero usando un símil estudiantil, lo que se está haciendo es que una ciudad como Granada no progrese adecuadamente a pesar de poder aprobar con nota el examen (si le dejasen presentarse). Granada y Málaga están listas para pasar pero los criterios del Gobierno se lo impiden.

Es algo que se viene demandando desde la Comunidad de Madrid, igualmente. Lejos de comparar los números, las Comunidades Autónomas presentan números buenos para ellos pero malos o no suficientes para el Ministerio de Sanidad. Decía Aguirre que “la decisión del Ministerio de Sanidad va en contra de todos los criterios e informes elaborados por la Consejería de Salud y Familias y los propios técnicos del Ministerio”. Y es más, recalcaba y exigía: Los números “son mejores que los de muchas comunidades autónomas y es por eso que pido una rectificación urgente al ministro”.

Pero cuál es la respuesta a la pregunta de por qué una provincia debe permanecer quince días mínimo en cada fase. En teoría se encuentra en una orden que nunca se ha publicado en el BOE. “Se dijo en una rueda de prensa, pero no se ha publicado ninguna Orden al respecto en el BOE ni está reflejado en la documentación que enviaron con los requisitos para el cambio de fase,” señalaba el propio Aguirre.

Granada y Málaga cumplen con la tasa de incidencia de PCR

Se trata por tanto de un agravio comparativo que no se entiende y es difícil de explicar. El Gobierno Central de Pedro Sánchez exige una tasa concreta por cada cien mil habitantes. Ese parámetro se encuentra en 10 por cada 100 mil. Pues bien, Granada y Málaga presentan respectivamente una tasa de incidencia por PCR en los últimos 14 días de 4,26 y 2,65 casos por cada 100.000 habitantes. Son números a fecha de 20 de mayo. Son cifras más que buenas para poder pasar a la Fase 2 junto al resto de provincias andaluzas.

El perjuicio económico es gigantesco como se apunta desde diversas áreas de la provincia. Desde el turismo al comercio local se ven dañados considerablemente. Y el Gobierno, en lugar de estudiar los casos uno a uno y pasar a la siguiente fase a provincias como Granada que cumplen con los números, parece limitarse a castigar al estudiante, solo por ser aplicado y haber estudiado igual o más que el resto, en menos tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *