granada-eibar

Festival goleador del Granada CF mediante una demostración de acierto ante un Eibar que se hunde en lo más profundo de la Liga. Soldado, con un doblete, Puertas y Kenedy firmaron la victoria que deja a los rojiblancos a siete puntos de Europa con un partido menos. Los armeros no estuvieron inspirados en Los Cármenes, aunque se metieron en el partido con un chispazo de calidad de Kike en la segunda mitad.

Jueves. Nueve de la noche. Granada Eibar. Dos clubes humildes de la Liga española. Uno venido a más en los últimos años y otro venido a menos. La supervivencia en Primera, el objetivo común. Todos los ingredientes listos para que los grandes magnates del mundo del deporte, junto con los fans (o clientes) americanos y asiáticos, apaguen la pantalla y dediquen su noche a la lectura, las series o la familia. Un partido totalmente intrascendente y que no interesa a nadie. O eso nos quieren hacer creer ellos, que matarían por unos chelines de más a los hinchas (que no clientes) de medio mundo para garantizar su complacencia, que no su silencio.

La semana de la Superliga será recordada por cómo los aficionados revolucionaron el mundo del fútbol en mitad de una pandemia para defender lo que viven como suyo. Y es que el fanático está dispuesto a ceder ante los amantes del ‘showbusiness’. De hecho, ya han cedido demasiado. Horarios incómodos, cambios de escudos (e identidad), dispendio económico en el mercado o injusticias sociales en Oriente Medio. Pero de ahí a entregar la vara de mando del fútbol europeo y dejarse llevar por los desvaríos de quince ‘sugar daddies’ hay un mundo.

Toda esta reflexión se concentró en la frase que lucieron los jugadores del Granada antes de iniciar el choque liguero ante el Eibar. ‘El fútbol es para los fans’. Y así debe ser, aunque de igual forma se acepten algunos caprichos de los mandamases porque este negocio tiene que existir. Pero este negocio también lo conforman equipos como Granada y Eibar, que salieron a Los Cármenes buscando dar un paso más en la carrera por la salvación. Uno más exigido que otro. El Eibar ocupa el último puesto de la tabla y no vence desde enero, cuando doblegó precisamente al Granada en Ipurúa.

granada-eibar
FOTO: Photographers Media

Trincheras

Por otro lado, el Granada vuelve a ilusionarse otro año más con el sueño europeo y se enfrentaba a su pesadilla particular. El cuadro armero ha superado siempre al rojiblanco en los tiempos más recientes, por lo que el temor del Granada al enfrentarse a su bestia negra era más que real. Ya dijo Diego Martínez en la previa que se trataría de toda una batalla. Y lo fue, pero de trincheras en los primeros minutos. Ambos conjuntos se resguardaron atrás, con miedo a dar el primer paso en falso. Los balones largos fueron una constante en pro de la tranquilidad de ambos entrenadores.

Por un momento, los de la Superliga asintieron seguro con la cabeza para refrendar sus argumentos en cuanto a la falta de emoción del fútbol actual por culpa de los jugadores baratos. Como si el atractivo lo garantizaran los quilates. En mitad de la nada, apareció Roberto Soldado para acabar con la igualada. El valenciano recibió de Puertas en la frontal y, sin oposición, la puso al palo largo y a media altura. Imposible para Dmitrovic, que miró consolado la bandera levantada del asistente. Pero la alegría sería local, pues el VAR demostró que Arbilla habilitó la posición del rojiblanco.

Veinte minutos de partido y el primer golpe del combate cayó del lado de los de Diego Martínez, que siguieron confiando a su seguridad atrás y a su imparable efectividad. Primer disparo a puerta, a la red. El Eibar se agitó en busca del empate mediante Bryan Gil, que sirvió en bandeja a Kike García el tanto para firmar las tablas, pero este se topó con un monumental Rui Silva, que desbarató la acción en dos tiempos. A pesar de las intentonas visitantes, eran los locales los que daban impresión de dominio sobre el césped. Sin sufrir demasiado y haciendo gala de su acierto certero, Puertas mandó el balón al fondo de la red con un gran zurdazo desde la frontal que tocó en Atienza para terminar de volver loco a Dmitrovic.

granada-eibar
FOTO: Photographers Media

‘Supergoles’

El tercer gol del almeriense en Liga hizo daño a los de Mendilibar, que se marchaban con un castigo exagerado para lo que se había visto en el campo al descanso. Los banquillos se agitaron. El Eibar buscó el revulsivo y el Granada la tranquilidad. Fueron los armeros los que más cerca del tanto estuvieron en la segunda mitad. Pedro León buscó la nacionalidad argentina, pero su vaselina se marchó por encima del larguero cuando encaraba a Rui Silva. Sí que encontró puerta Kike tras enseñar a bailar a Vallejo en el área. El experimentado punta del Eibar se zafó de su marca con una jugada digna de la Superliga y le dio oxígeno a los suyos.

Tres goles en una hora de encuentro. Algo que pasa en estas divisiones terrenales aunque los grandes empresarios no lo crean. ¿Qué digo tres? Cuatro y hasta cinco. Ante este Granada los errores se pagan caro y el Eibar cometió un par. Los aprovecharon de nuevo Soldado para firmar su doblete a pase de Kenedy y a puerta vacía, y el propio brasileño. El jugador propiedad del superliguero Manchester City aprovechó una mala cesión con la testa de Cote a su guardameta para sentenciar el duelo por bajo ante la salida desesperada de Dmitrovic.

Puede ser que en Hong Kong no estuvieran atentos a cómo el Granada continúa en la pelea por los puestos europeos. O en Nueva York al hundimiento del Eibar, un humilde conjunto de Euskadi que ha vivido los mejores años de su historia en la élite y que necesitará todo un milagro en la recta final para prorrogarlo un año más. Pero seguro que los cinco goles no pasaron desapercibidos en Granada, ni tampoco en Eibar. Al final, el fútbol nació en el viejo continente y ya pasó una vez de las élites a las clases trabajadores antes de extenderse hacia tierras entonces por colonizar. Que nunca se olvide.

FOTO: Photographers Media

FICHA TÉCNICA

GRANADA CF: Rui Silva; Dimitri Foulquier, Germán, Jesús Vallejo (Nehuén Pérez, min. 80), Quini; Ángel Montoro (Víctor Díaz, min. 70), Yangel Herrera, Darwin Machis (Kenedy, min. 70), Antonio Puertas; Jorge Molina (Max Gonalons, min. 49), Roberto Soldado (Carlos Neva, min. 80).

SD EIBAR: Marko Dmitrovic; Álex Pozo, Paulo Oliveira, Sergio Álvarez (Cote, min. 59), Arbilla, Rafa Soares (Pedro León, min. 45); Diop (Quique González, min. 59), Recio, Atienza; Bryan Gil (Arieta, min. 83), Kike (Rodrigues, min. 83).

MARCADOR: 1-0 Roberto Soldado (min. 21); 2-0 Antonio Puertas (min. 36); 2-1 Kike García (min. 64); 3-1 Roberto Soldado (min. 76); 4-1 Robert Kenedy (min. 81).

ÁRBITRO: Jaime Latre (aragonés). Amonestó con cartulina amarilla al rojiblanco Jorge Molina y al visitante Recio.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 31 de Primera División. Partido celebrado en el estadio de Los Cármenes a puerta cerrada, debido a la pandemia del COVID19.