El cineasta granadino Ignacio Guarderas Merlo comienza a recoger los frutos de varias décadas de dedicación y esfuerzo a su gran pasión, el cine. Su último largometraje “Ojalá mañana” ha obtenido el premio a la Mejor Película de la sección “Panorama Andaluz” en el Festival de Cine Europeo de Sevilla. Donde competía junto a otras once obras dirigidas por realizadores andaluces. El director granadino ha sido, junto a la actriz jienense Petra Martínez, los dos únicos andaluces galardonados en el palmarés de la 17 edición del prestigioso certamen.

La trayectoria profesional en el cine de Ignacio G. Merlo (Granada, 1974)
comenzó hace más de 20 años. Realmente, de una forma insólita para un
director. Empezó desde el escalón más bajo de la industria. Cortando entradas como acomodador en el Cine Ideal de Madrid. Luego, como proyeccionista en los Cines Verdi de la capital. Trabajos que fue simultaneando, con varios talleres de documental, realización y edición en diversas instituciones.

Desde 2007 hasta ahora ha escrito y dirigido cuatro largometrajes. Entre ellos “Fiebre” (2011) y “La Máscara de Cristal” (2019), en el registro del falso documental, a medio camino entre la realidad y la ficción. Su último largometraje “Ojalá mañana”, aún no estrenado en Granada. Le ha
traído, por fin, el primer reconocimiento de un gran festival.

La película cuenta el día a día y los problemas personales de una pequeña familia que vive en la portería de un edificio. Formada por Olaia, Sebas y Lola, su hija de siete años. Olaia trabaja como limpiadora mientras prepara una audición para el papel protagonista de una obra de teatro. Sebas regenta la portería del edificio donde viven. En este tiempo ha de ocuparse más de Lola y de la casa. Los juegos de Lola siguen los pasos de su madre, cantando y recitando los textos frente al espejo. Y muy sutilmente, sus fantasías se van colando en la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *