La Guardia Civil ha investigado al presunto responsable un incendio agrícola ocurrido el pasado día 23 de agosto en el paraje Los Castañuelos del término municipal de Güéjar Sierra en el que ardieron unos diez mil metros cuadrados de olivar, árboles frutales y matorral. El investigado es un hombre de setenta años de edad con antecedentes policiales.

En la extinción del incendio participaron un helicóptero, un camión motobomba y un equipo del Infoca, así como un camión motobomba de los Bomberos de Granada, personal del Ayuntamiento de Güéjar Sierra y Guardia Civil.

Una vez extinguido, la Guardia Civil de Güéjar Sierra abrió una investigación y descubrió que el incendio fue, al parecer, provocado por un vecino que previamente había amenazado al propietario de la finca, afirmando que le iba a pegar fuego antes de que la parcela ardiese. Los investigadores han localizado a un testigo que vio salir corriendo de dicha finca al ahora investigado poco antes de que las llamas se cebaran con los olivos y con los frutales de la víctima.

Este incendio generó una gran alarma social entre los vecinos del pueblo, por una parte por la cercanía a viviendas habitadas, y por otra parte porque es el tercer incendio que sufrían en el municipio a lo largo de este verano. No obstante, la Guardia Civil ha conseguido identificar y poner a disposición judicial a los tres responsables de estos tres incendios:

El primero fue el pasado día 11 de julio en el paraje El Castañar, en el que una quema incontrolada de restos agrícolas provocó un incendio forestal. El responsable de esta quema fue investigado por el Seprona de la Guardia Civil de Granada

El segundo incendio tuvo lugar el pasado día 2 de agosto en el paraje Cañada de Rojas del término municipal de Güejar Sierra (Granada). La caída de un cable de media tensión en el camino Padules prendió fuego a la vegetación que había justo debajo. El camino quedó cortado por el cable y el incendio avanzó monte arriba quemando a su paso unas diez hectáreas de matorral y chaparros tanto de fincas particulares como del monte comunal. La Guardia Civil investigó al responsable de la línea de media tensión por omitir las labores de limpieza y desbroce de la vegetación que hay bajo el tendido eléctrico.

Y el último incendio cuyo autor ha sido investigado, ha sido el ocurrido el pasado día 23 de agosto en el paraje Los Castañuelos.

Durante la investigación de estos tres incendios la Guardia Civil ha contado con la colaboración de los agentes de la Brigada de Investigación de Incendios forestales de la Junta de Andalucía.

Prohibición del uso del fuego

El 95% de los incendios forestales son provocados por seres humanos, en su mayoría por negligencia. Por ello la Guardia Civil recomienda extremar las precauciones si se va a hacer una quema de restos agrícolas, o abortarla ante la más mínima duda, por ejemplo en un día de viento.

Como en años anteriores, desde el día 1 de junio y hasta el 15 de octubre está prohibido totalmente el uso del fuego (hogueras, barbacoas, quemas agrícolas y forestales) y la circulación de vehículos a motor en las zonas forestales de la Comunidad Autónoma de Andalucía por el alto riesgo de incendio.

La finalidad de esta prohibición es evitar que cualquier negligencia pueda provocar un incendio forestal durante estos meses en los que, por sus características meteorológicas, el peligro y la propagación del fuego aumenta considerablemente.

La prohibición afecta a la quema de vegetación natural y residuos agrícolas y forestales, así como al uso del fuego para la preparación de alimentos, que tampoco podrá realizarse en zonas de acampada o zonas recreativas aunque estén acondicionadas para ello.

Igualmente, también queda prohibida la circulación de vehículos a motor en todos los terrenos forestales y zonas de influencia forestal, que son los terrenos no forestales (agrícolas y urbanos) situados a menos de 400 metros de los forestales