jorge-molina-granada-cf

Derrota justa del Granada CF en su visita al estadio de El Sadar. Los de Diego Martínez sucumbieron en una mala primera parte en la que encajaron un doblete de Ante Budimir tras varios errores defensivos. En el arranque del segundo tiempo, Luis Suárez metía al equipo en el partido pero otro gol de Moncayola a pocos minutos del final, sentenciaban el encuentro por 3-1.

Tuvo que reinventarse el cuadro nazarí ante las bajas disciplinarias en el centro del campo. Sin el lesionado Gonalons y sin los sancionados Yangel Herrera y Eteki, le tocó a Vallejo actuar de pivote, sin demasiado éxito. El Granada no tenía la posesión y se encomendaba a la magia de Robert Kenedy. Tampoco Osasuna había incomodado a Rui Silva, pero una acción individual de Jony en banda, mal defendida por Foulquier, no la despeja Germán y le queda a placer a Budimir para anotar el primero.

El delantero yugoslavo aprovechaba un centro perfecto de Kike Barja desde el costado derecho para hacer un doblete. El cabezazo era inapelable después de que Germán midiera mal. Y con 2-0 se marchaban los futbolistas a los vestuarios.

La mejor versión llegó tras el descanso

Diego quitó a Vallejo y a Foulquier para meter a Quini y a Jorge Molina, y el equipo fue otro. No se habían cumplido cinco minutos y el killer Luis Suárez cazó un rebote en el área para enjaular la bola. Minutos más tarde, los de Jagoba Arrasate reclamaron un posible penalti por mano de Quini, pero tras cinco minutos de revisión en el VAR, Estrada Fernández señaló falta previa de Calleri sobre Germán.

Parecía más cerca el 2-2 que el 3-1 pero Moncayola la enchufó desde la frontal tras tocar en un jugador granadinista y despistar a Rui Silva. Todavía le quedaba emoción al partido porque en el 87′ recibía la segunda amarilla Facundo Roncaglia tras un feo pisotón. Hubo algún acercamiento más pero los tres puntos se quedarían en Pamplona. Toca pensar en la Copa del Rey.