Como si fuera una película de terror o de acción, el centro de Granada vivió este miércoles 29 de julio una auténtica pesadilla. Un individuo de origen extranjero logró arrebatarle a un agente de la Policía su arma de fuego tras pedirle que se identificara.

Sucedió en torno a las 8 de la tarde en la calle Cárcel Baja, junto a la Catedral de Granada. Los agentes, tras pedirle en reiteradas ocasiones que arrojase el arma, tuvieron que actuar hiriendo al mencionado individuo en defensa propia.

Varias patrullas se trasladaron a la zona de los hechos para controlar la situación y aclarar lo acontecido, acordonando el lugar. Algunos curiosos que escucharon los disparos y las sirenas de la Policía y ambulancias también se acercaron.

El herido fue trasladado a un centro hospitalario para ser atendido, su pronóstico es reservado. La cuenta ‘Policía Local de Granada‘ subió un vídeo del momento de la intervención policial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *