Un total de 151 mujeres y menores víctimas de violencia de género que viven en los recursos de acogida de Granada disfrutarán este verano de unas vacaciones libres de violencias machistas gracias al programa Vacacionantes del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).

Este servicio, que se viene desarrollando desde 1999, ofrece unas vacaciones de verano divertidas, normalizadas y sin violencia a las personas acogidas a través de actividades tanto dentro como fuera de los recursos de acogida. Más de 65.000 personas en toda Andalucía se han beneficiado de este recurso desde su puesta en funcionamiento.

Nueva edición

Esta edición se desarrolla del 1 de julio al 31 de agosto y está prevista la participación en la provincia de Granada de 69 mujeres víctimas de violencia de género y 82 menores que las acompañan, un 19,8% más que en 2021. En Andalucía participarán 774 personas, 419 mujeres y 355 niñas y niños, lo que supone un 0,9% más que el año anterior.

Foto: Junta de Andalucía

Vacacionantes se fundamenta en la educación en valores para conseguir en las personas acogidas una correcta expresión de emociones, resolución de conflictos, respeto a la diversidad, y refuerzo de la autoestima, así como de la autonomía. Este programa tiene especial importancia para la población infantil acogida, ya que es un espacio para crear, divertirse, aprender, compartir y conocer su nueva ciudad. Las actuaciones están organizadas por un equipo multidisciplinar.

Actividades

Las actividades programadas se dividen en cuatro grupos: creativas, educativas, deportivas/cooperativas y lúdicas. Las actuaciones creativas ofrecen la posibilidad de profundizar en el conocimiento de la realidad, explorándola, aprendiendo a expresarla y expresarse. Los talleres son una ocasión de disfrute con pequeñas y sencillas creaciones, a menudo realizadas sobre material reciclable, como el programa de cocina infantil ‘Escuela de minichefs’, el taller expresión artística ‘Decoramos el patio de la casa con elementos reciclados’ o los talleres de jardinería terapéutica ‘Nuestro huerto urbano’.

En el bloque de las actividades educativas se busca el aprendizaje a través de la motivación y desarrollan la expresión de sentimientos, siempre desde la perspectiva de la educación en valores. Como eje transversal, la animación a la lectura es uno de los objetivos prioritarios de la intervención socioeducativa con la población acogida. Celebraciones interculturales, talleres de ciencias como ‘Científicos y científicas por un día’ y actividades de nuevas tecnologías son algunas de las propuestas. Por su parte, con las actuaciones deportivas y de cooperación se potencian el desarrollo psicomotriz, estimulan el autoconcepto, el equilibrio y el control psico-afectivo. Además, ayudan a desarrollar actitudes cooperativas, promoviendo la participación real e igualitaria de todos los miembros del grupo. En este apartado destacan los juegos acuáticos, las gymkanas, los talleres de cometas o las excursiones.

Las propuestas lúdicas proporcionan ocasiones de diversión a las familias a la vez que colaboran en el conocimiento del nuevo lugar de residencia, la valoración del patrimonio cultural y su relación con la historia de la ciudad. Estas salidas conjuntas favorecen que la relación materno-filial gane en calidad. Senderismo urbano en rutas por lugares ligados al patrimonio monumental, cine de verano y salidas organizadas a actividades culturales son algunas de las sorpresas de este verano.