La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en Órgiva a una mujer y un hombre de 43 y 35 años, ambos pareja y vecinos de esta localidad de la Alpujarra. Se les investiga por, supuestamente, pagar con billetes falsos de los utilizados en la grabación de películas, con los que podrían haber llegado a estafar hasta más de 700 euros.

Podrían ser autores de sendos delitos de estafa continuada y de obstrucción a la justicia, según ha informado en una nota de prensa la Guardia Civil. El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil puso con esta investigación “fin a la alarma creada entre los vecinos de Órgiva por el incremento en la localidad de billetes falsos en circulación”.

Era tal el revuelo entre los vecinos que, en los primeros días de julio, aparecieron publicaciones en las redes sociales del pueblo instando a que se revisaran la autenticidad de los billetes que se recibían antes de “volver a ponerlos en circulación”.

La investigación que realizaron los agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil de Órgiva se vio en un principio ralentizada por la falta de denuncias de los perjudicados.

Actitud violenta y miedo a represalias

Muchos de ellos identificaban directamente a los ahora investigados pero, “unas veces por la escasa cuantía de lo estafado y otras porque eran vecinos conocidos y temían las represalias, no llegaban a denunciarlos ante la Guardia Civil”. Así, los supuestos estafadores siguieron colocando billetes en circulación hasta que finalmente la Guardia Civil los cazó. Se concluye que el total estafado podría superar los 700 euros.

Si durante sus salidas “de compras” eran descubiertos en sus intentos de engaño, “no dudaban en ponerse violentos con sus víctimas y les amenazaban con agredirles o mandar a alguien para que lo hiciera en su lugar”.

Los billetes con los que estos estafadores engañaban a sus víctimas eran de los denominados “de película” o ‘movie money’. Se trata de los billetes usados en rodajes de producciones cinematográficas. Estos billetes eran copias de los de curso legal, impresos en papel de baja calidad “relativamente fácil de distinguir. Además, incluían una leyenda en inglés que alerta de que no es moneda de curso legal”. Estos billetes no pasarían el test que el propio Banco de España llama “toque, mire y gire”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *