El fútbol está lleno de triunfos, sacrificio, expectación, rivalidad… y también de aventuras. Xisco Muñoz (Manacor, 5 de septiembre de 1980) ha contado la suya ante los micrófonos de Radio Marca Granada. Una aventura que comenzó a finales del siglo pasado en Valencia y que le ha conducido, por el momento, hasta Tiflis, la capital de Georgia.

Después de enfundarse la piel de equipos como Valencia, Levante, Recreativo de Huelva o Real Betis en Primera, Xisco acabó recalando en las filas del Dinamo Tbilisi georgiano en 2011, donde consiguió colgarse metales desconocidos al cuello. Su última aventura española fue en el Nástic de Tarragona, pues el futuro le tenía preparado su regreso a Tiflis, ya con las botas colgadas en el vestuario.

“Buscaba algo diferente después de diez años en España. Tenía una sensación de querer aprender y salir de mi zona de confort en cuanto al fútbol, idioma, tradición…”, asegura Xisco Muñoz. “Llegué al Dinamo, un club dominador en Georgia con el objetivo de ganar títulos y de crecer. Me hablaron de las rondas previas de la UEFA y no me lo pensé. Siempre es importante tener grandes sueños. Estoy muy contento de haber tomado esa decisión. Me siento bien en la ciudad y en el club”.

Así fue como el ex futbolista manacorí llegó al fútbol georgiano, un fútbol que ha cambiado mucho desde su llegada. “Ahora se está apoyando más por el fútbol en Georgia. Hay más equipos competitivos. El jugador georgiano tiene mucha calidad y se ha formado en la calle. Le falta trabajo táctico, pero es callejero. Son de uno contra uno fácil, de andar muy vivos en los partidos… “. Por ello, como entrenador, Xisco tiene la clave para aportar en su transformación como jugador total.

“Hay que encontrar el equilibrio entre la falta de juego táctico en equipo y llevarlo a situaciones donde estén cómodos. Situaciones en las que jueguen su fútbol de siempre”. Tras su experiencia en Georgia, el entrenador del conjunto teflisense conoce de maravilla al rival europeo del Granada CF en la tercera ronda de la Europa League: el Locomotive Tbilisi.

“Es el partido del año”

“Es el cuarto equipo de la liga georgiana, un club bastante serio. Físicamente, es muy fuerte y tiene gente joven. La semana pasada apretó bastante al Dinamo Moscú. Para mí, el Granada es favorito porque la Primera española es una de las mejores ligas del mundo y porque juega en casa. Además, el partido es muy importante para el Granada”.

Aún así, Xisco avisa del la vitalidad del partido para el Locomotive y para toda Georgia. “El Locomotive lo va a pelear, porque para ellos es el partido del año. Es su momento. Sacarán fuerzas de donde no las tienen. Todo el país está esperando que el futbol georgiano se meta en la fase de playoff. Espero que se vea un buen partido y que se muestre el fútbol georgiano a Europa”.

Aunque el Locomotive no es el máximo rival del Dinamo, Xisco lo define como un equipo que siempre les exige dar su 100%. “Es un conjunto valiente. Quizá contra el Granada se meta atrás, pero en Liga siempre intenta tener la pelota y proponer con la salida de centrales y laterales. Esta noche va a ser complicado que tengan más tiempo la pelota, pero tienen jugadores interesantes. Por ejemplo, Mamardashvili es un portero muy joven y lo hizo muy ante el Dinamo Moscú”.

Además, “Sandokhadze es un central nuestro que está cedido allí que saca muy bien la pelota desde atrás y es un ganador de duelos. Irakli, el 10 del Locomotive, es un delantero que siempre está donde debe y que huele el gol. Siempre lo tiene cerca. Si hay rebote, está ahí. Si el portero falla, está ahí. Dentro del área es letal. Los bandas son callejeros, de uno para uno. Les cuesta más defensivamente, pero son muy intensos y potentes”.

El Dinamo, a examen en las Islas Feroe

El Locomotive no será el único club georgiano que trate de meterse en la última ronda de clasificación del trofeo continental, pues el Dinamo de Xisco se encuentra en la misma situación. El conjunto de Tiflis se enfrentará ante el feroés lejos de Georgia. “Va a ser nuestro partido 100 en UEFA y estamos muy ilusionados. Vamos a intentar pasar este cruce, que será difícil sin duda. Jugaremos con un clima muy frío, con lluvia y viento, césped artificial…, pero no son excusas. Hay que hacerse fuerte. Nuestro sueño es estar en el playoff”.

Habiendo conseguido dos Ligas, dos Copas y una Supercopa como jugador en Georgia, el objetivo de Xisco Muñoz es llevar a su club hasta la fase de grupos de la Europa League como técnico. Precisamente, el mismo sueño que persigue el Granada CF de Diego Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *